Logo Verificiencia

¿Por qué no es una buena idea usar velas en el oído?

 "Vela en el oído", también conocida como candling, conoterapia, vela auricular o "ear coning", se refiere a varios procedimientos que implican colocar un dispositivo en forma de cono en el canal auditivo y supuestamente extraer cera del oído y otras impurezas con la ayuda de humo o una mecha encendida.

Los orígenes de la vela en el oído son oscuros. El antiguo Tíbet, China, Egipto, las Américas precolombinas e incluso la mítica ciudad de Atlantis son citados como posibles contribuyentes. Los procedimientos supuestamente crean una aspiradora de bajo nivel que extrae cera y otros desechos del canal auditivo. Algunos defensores incluso afirman que las impurezas se eliminan del oído interno, los senos faciales o incluso el cerebro mismo, todo lo cual está conectado de alguna manera al canal. Los defensores afirman que la vela puede:

  • aliviar la presión sinusal y el dolor
  • limpiar el canal auditivo
  • mejorar la audición
  • ayudar a la circulación linfática
  • regular la presión
  • purificar la mente
  • fortalecer el cerebro
  • aliviar el dolor y la fiebre asociados con la ruptura del tímpano
  • curar el oído de nadador y otras infecciones del oído
  • aliviar los dolores de oído
  • actuar como una alternativa a los "tubos que se colocan en los oídos"
  • agudizar los sentidos del olfato, el gusto y la percepción del color
  • estabilizar las emociones
  • detener el tinnitus (zumbido en los oídos)
  • ayuda al dolor y rigidez TMJ (N del E: Síndrome de la articulación temporomandibular,) 
  • aliviar el vértigo
  • fortificar el sistema nervioso central
  • limpiar los ojos
  • purificar la sangre
  • actuar como un antiinflamatorio, antiséptico o antibiótico
  • curar el síndrome de Meniere
  • ayuda con la sinusitis
  • liberar energía bloqueada
  • reducir el estrés y la tensión
  • curar la zona auricular (una infección de herpes zoster del oído)
  • abrir y alinear los chakras
  • abre los centros espirituales y limpia los cuerpos áuricos.

Productos y procedimientos

La mayoría de las velas para los oídos que se venden en los Estados Unidos se fabrican localmente o en Canadá y se venden al por menor entre $ 2 y $ 10 USD. Pueden estar hechos de lino o algodón (a menudo sin blanquear, ya que los profesionales afirman que el cloro es malo para las orejas) empapados en cera o parafina y se dejan endurecer. (Irónicamente, un fabricante usa solo cera de abejas pura, alegando que la parafina es cancerígena). Algunas velas son de color, lo cual es controvertido entre  los que promueven este tratamiento, aunque el color de la cera de abejas pura varía. Las variedades caseras incluyen periódicos empapados de cera y conos de cerámica en los que se sopla humo de hierbas. Algunas ceras contienen hierbas u otras sustancias, como salvia, manzanilla, rosa, romero, raíz de bardana, raíz de osha, bígaro, jojoba, corteza de cuasia, raíz de yuca o miel. White Egret, Inc., de Dallas, Texas, ofrece velas, protectores de platos, un manual de 73 páginas, una cinta de video de 30 minutos, paños ignífugos, aceite para los oídos y un otoscopio. Su folleto al por mayor indica que sus velas son "solo para entretenimiento" y que sus kits "le proporcionan todo lo que necesita para una sesión de entretenimiento segura y efectiva". [1]

La mayoría de las instrucciones indican a la persona que se somete al procedimiento que se acueste de lado. Se coloca una placa colectora sobre la oreja, y la vela se inserta a través de un orificio en la placa y dentro del canal auditivo. La vela se enciende y, a medida que la mecha se quema, a menudo se corta. Algunos recomiendan utilizar un palillo para mantener un agujero en la parte superior de la vela hueca durante todo el procedimiento. Después de que la vela se apaga y se retira, se usa un bastoncillo de algodón para eliminar suavemente el cerumen visible del oído, y con frecuencia se aplica "aceite para los oídos". Algunos practicantes colocan la vela aún caliente en un recipiente con agua y afirman que todo lo que no es, obviamente, cera de abejas es cera de los oídos, toxinas, piel muerta, residuos de medicamentos o restos de infecciones de levadura pasadas, ninguna de las cuales ha sido verificada. Casi todas las instrucciones del paquete indican que el oído se sentirá cálido pero no caliente, y que la experiencia será relajante o incluso de naturaleza espiritual.

Pruebas por escépticos

La vela en el oído se ofrece ocasionalmente como un servicio en exposiciones de salud. Rebecca Long, presidenta del Consejo de Georgia contra los fraudes en salud [Georgia Council Against Health Fraud], hizo las siguientes observaciones en la Discovery Expo de 1992 en Atlanta, Georgia:

Una de las exhibiciones consistía en hacer velas en el oído por $ 30. La gente que vendió esto dijo que la succión creada por la vela "despejó su mente y sus senos nasales". Les pregunté lo suficiente como para establecer que querían decir esto literalmente y creí que el oído era una abertura del cerebro y los senos paranasales. La mujer que dirigía la cabina dijo: "Limpia toda la cabeza, el cerebro y todo, todos están conectados, sabes". La vela se realizó en una mesa en la parte delantera de la cabina, por lo que la curiosa visión de una persona que yacía allí con una vela encendida saliendo de su oreja atrajo a muchos espectadores. Durante el procedimiento, una mezcla gris de gotas de hollín y cera se recogió en un plato de pastel debajo de la vela. No se parecía a la cera derretida de las velas, pero tenía un aspecto bastante asqueroso. A los clientes se les dijo que se trataba de las "impurezas" de las que habían sido limpiados, y muchos andaban orgullosamente mostrándolos, comparando sus escombros con los de otros y haciendo comentarios sabios. El vendedor también vendió "lecturas psíquicas".

Después del espectáculo, Long compró un paquete de velas para los oídos en una tienda local de alimentos saludables y, con la ayuda de un amigo, siguió cuidadosamente las instrucciones del paquete. Encontró que la vela producía un silbido similar al de una caracola sostenida contra la oreja, pero mucho más fuerte. Sin embargo, el aire dentro de su oído se volvió tan caliente que tuvo que detener el experimento.

Más recientemente, dos investigadores probaron velas para ver si la cera acumulada después de la quema provenía completamente de la vela o si incluía cera que provenía del oído. Para hacer esto, quemaron velas con la punta (a) dentro de la oreja, (b) fuera de la oreja, por lo que la cera goteó en un recipiente con agua, y (b) dentro de la oreja pero con un tubo en su lugar que permitiría la oreja cera para moverse dentro del tubo pero impediría que la cera de las velas se mueva hacia abajo. Demostraron que todos los residuos se originaron en la vela y que no se extrajo cera del oído de la oreja [2].

Por qué las velas en el oído no pueden funcionar

Como la cera es pegajosa, la presión negativa necesaria para extraer la cera del canal tendría que ser tan poderosa que rompería el tímpano en el proceso. Sin embargo, la vela no produce vacío. Los investigadores que midieron la presión durante los modelos de observación del oído descubrieron que no se creó presión negativa. ¡Los mismos investigadores observaron ocho orejas y descubrieron que no se quitó la cera del oído y que la cera de las velas se depositó en algunas de ellas! [3]

La noción de que el canal auditivo está conectado a estructuras más allá del tímpano es falsa. Una revisión de un buen libro de anatomía debería disipar esta noción. El canal auditivo externo, con un tímpano intacto, no está conectado al cerebro, los senos a los que se dirige el procedimiento (los que están sobre los ojos) o a las trompas de Eustaquio (los conductos entre el oído interno y la parte posterior de la garganta). Si bien algunos afirman que el tímpano es poroso y permite que las impurezas pasen rápidamente, esto no es cierto. Las "impurezas" que aparecen en la cera recolectada (generalmente en un plato de papel u otro dispositivo recolector) no son más que las cenizas de la mecha quemada y la cera del cono mismo.

Peligros reportados

La vela en el oído plantea varios peligros, el más grave de los cuales implica la quema causada por la cera caliente. Los fabricantes de velas afirman que sus velas gotearán solo por el exterior de la oreja, pero vergonzosamente pocos piden al usuario que sostenga la vela horizontalmente para evitar esto. Una encuesta realizada en 1996 a 144 médicos de oído, nariz y garganta, encontró que 14 habían visto pacientes que habían sufrido daños por el uso de velas, incluidos al menos 13 casos de quemaduras externas, 7 casos de obstrucción del canal auditivo con cera de vela y 1 tímpano perforado. [3]

Otro caso fue reportado por The London Free Press , un periódico canadiense. Una mujer que experimentó taponamiento en la nariz y  dolor de y oídos mientras buceaba fue a una tienda local de alimentos saludables y fue canalizada a una practicante "calificada". Durante el "tratamiento", sintió un ardor intenso en el oído. En la sala de emergencias, fracasaron los intentos de eliminar la cera que goteaba de la vela sobre su tímpano. Se requirió cirugía y se descubrió un agujero en el tímpano, que probablemente fue causado por el procedimiento. Se recuperó por completo, y por suerte su audición no se vio afectada. El practicante se disculpó, compensó a la mujer y dejó de realizar el procedimiento.

El jefe de bomberos de Alaska, Gary L. Powell, ha informado sobre dos casos de incendios importantes asociados con la observación de los oídos, uno de los cuales condujo a la muerte del usuario. El 27 de enero de 2005, una mujer de 59 años encendió su ropa de cama cuando dejó caer una vela que intentaba usar en su oído sin ninguna ayuda. La vela encendió la ropa de cama y se extendió rápidamente a las cortinas y otros combustibles en la habitación. La mujer escapó pero sufrió un ataque de asma y murió en la sala de emergencias de un hospital [4].

Acciones Regulatorias

La FDA clasifica a las velas comercializadas con declaraciones de propiedades saludables como dispositivos médicos. Como tales, es ilegal que entren al mercado sin la aprobación de la FDA, que ninguno de ellas tiene. Durante los últimos años, la agencia ha prohibido la importación de velas auriculares comercializadas por al menos cuatro empresas canadienses [5]:

  • Europe Cosmetiques, St. Lawrence, Quebec, que afirmó que sus productos eran efectivos para tratar la acumulación de cera en los oídos, problemas de audición, congestión nasal, migrañas frecuentes y dolores de oído.
  • Kencayd Consulting (también conocido como Candela Ear Candles), Victoria, Columbia Británica, afirmó que sus productos promovían una mejor audición, mejor circulación linfática y regulación de la presión.
  • Superior Ear, una división de J&P Holdings, Parson, Columbia Británica, que afirmó que sus productos promovían una mejor audición, mejor circulación linfática y regulación de la presión.
  • Purity of Life, Acción, Ontario.

En 1993, la FDA incautó alrededor de $ 6,000 en velas, componentes y folletos de Quality Health Products, de Fayette, Ohio. Un resumen de la FDA declaró:

Adulterado: el artículo es un dispositivo médico de clase III para el que no está vigente ninguna solicitud de aprobación previa a la comercialización; y los métodos utilizados y las instalaciones y controles utilizados para su fabricación, embalaje y almacenamiento no están en conformidad con las buenas prácticas de fabricación actuales. Etiquetado incorrectamente: el etiquetado del artículo representa y sugiere que es adecuado y efectivo para reducir la cera del oído, la fiebre y las infecciones asociadas con un tímpano roto, y que puede usarse como un reemplazo para los tubos quirúrgicos insertados en el oído, cuyas  representaciones y sugerencias no responden a los hecho. El etiquetado del artículo no cumple con las instrucciones de uso adecuadas para los fines para los que está destinado. El artículo es peligroso para la salud cuando se usa de la manera recomendada y sugerida en el etiquetado. El artículo fue fabricado, preparado, propagado, compuesto o procesado en un establecimiento no debidamente registrado y no incluido en una lista requerida; no se proporcionó un aviso u otra información requerida como se requería antes de su introducción en el comercio interestatal [6].

A principios de 1998, la FDA ordenó al presidente de Earth Care, de Ukiah, California, que dejara de comercializar las velas del oído anunciadas en el catálogo de su compañía. La carta señalaba que el producto había sido anunciado como un "remedio para los dolores de oído, dolores de cabeza sinusal, oído de nadador, alergias y dificultades auditivas que elimina eficazmente las impurezas de los pasajes al extraer el exceso de cera, levadura, hongos y bacterias ... de los senos paranasales. y glándulas linfáticas ". [7] En septiembre de 1998, la agencia emitió una Alerta de importación que decía:

El Centro de Dispositivos y Salud Radiológica (CDRH, por sus siglas en inglés) ha determinado que las "Velas para los oídos" son dispositivos médicos según lo define la Sección 201 (h) de la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos (La Ley). Un Ear Candle es un cilindro de cera hueco (de aproximadamente diez pulgadas de largo) destinado a eliminar el exceso de cera del oído. Esto se logra al encender la parte superior del producto similar a una vela y permitirle crear un vacío para extraer cera y otras impurezas del oído.

El etiquetado del producto es falso y engañoso, ya que no existe evidencia científica validada que respalde la eficacia del producto para su uso previsto. Además, la etiqueta del producto contiene instrucciones de uso inadecuadas ya que no se pueden escribir instrucciones adecuadas para el uso pretendido del producto. CDRH considera que el producto es peligroso cuando se usa de acuerdo con su etiquetado, ya que el uso de una vela encendida cerca de la cara de una persona con llevaría un alto riesgo de causar quemaduras potencialmente graves en la piel / cabello y daños en el oído medioAdicionalmente, no se ha presentado ninguna notificación previa a la comercialización (510 (k)) para estos productos y los productos parecen haber sido fabricados en establecimientos no debidamente registrados o listados en el. . . FDA [8].

En noviembre de 1998, la FDA advirtió a Nature's Way, de West Columbia, Carolina del Sur, que sería ilegal continuar comercializando velas para los oídos porque son dispositivos no aprobados que serían peligrosos al usar como se sugiere en su catálogo [9].

Las velas de oído no se pueden vender legalmente en Canadá. El Reglamento de Dispositivos Médicos de la Ley de Alimentos y Medicamentos de Canadá establece que los dispositivos médicos de este tipo deben estar autorizados por el Programa de Productos Terapéuticos de Health Canada antes de que el producto pueda venderse. No se han otorgado licencias para este producto. Algunos promotores, en un intento de evitar las regulaciones de dispositivos médicos, anuncian que las velas para los oídos son "solo para entretenimiento". Sin embargo, Health Canada considera que este producto se vende con fines médicos, porque no hay otro uso razonable para las velas para los oídos. Canadá ha emitido directivas que prohíben la importación de velas para los oídos [10].

En 2010, la Junta de Enfermería de Minnesota revocó la licencia de enfermería de Shirley J. St. Germain, RN. Los documentos del caso establecen que (a) en 1997 fue puesta en suspensión indefinida debido a problemas de salud mental; (b) en 2006, el Departamento de Salud de Minnesota se enteró de que estaba promocionando y practicando la observación de los oídos con el nombre de "Shirley Vedder (enfermera)"; (c) En 2007, el Departamento le ordenó que dejara de hacer velas o conos y llamarse enfermera; y (d) en 2008, violó la orden de 2007 [10,11].

En 2010, la FDA envió cartas de advertencia a 15 compañias: King Cone International; Indian Mountain Center; Bobalee Originals Manufacturing; International Ear Candle, LLC; Home Remedies Solutions; Harmony Cone; A..J.'s Candles Inc; Wholistic Health Solutions; Wally's Natural Products Inc.; Body Tools; Health, Wealth, & Happiness; White Egret, Inc.; Brennan & McCoy; Amasha; Unisource; y Herbs, Heirlooms and Homebrew. Algunos habían promovido los productos para su uso en niños y adultos.

A pesar de estas acciones, las velas para los oídos todavía están ampliamente disponibles a través de Internet y en tiendas de alimentos saludables. Desde 1998 hasta 2005, el Awareness Institute de Lake Wales, Florida, no solo vendió productos, sino que incluso ofreció un curso por correspondencia económico que condujo a la " certificación como especialista en oído ".

La conclusión

Para la mayoría de las personas, la cera del oído se mueve a lo largo del canal auditivo y eventualmente llega al exterior, llevándose cualquier suciedad u otra materia acumulada. La cera del oído compactada debe ser removida por un médico u otro profesional de la salud utilizando instrumentos legítimos. La vela en el oído es ineficaz y peligrosa.

Referencias

  1. Propaganda enviada por correo a vendedores de comida saludable en septiembre de 1998 por White Egret, Inc., de Dallas, Texas.
  2. Kaushall PP, Kaushall JN. On ear cones and candles. Skeptical Inquirer, 24(5):12-13, 2000.
  3. Seely DR, Quigley SM , Langman AW. Ear candles: Efficacy and safety. Laryngoscope 106:1226-1229, 1996.
  4. Powell, GL. Correo electrónico para el Dr. Stephen Barrett, 15 de abril, 2005
  5. Alerta de importaciones de la FDA 80-06. Automatic Detention of Fraudulent and Deceptive Medical Devices, Attachment. Emitido el 28 de septiembre de 1992; revisado el 9 de mayo de 1997.
  6. FDA Enforcement Report, 15 de diciembre de 1993.
  7. Gill, LJ. Letra de aviso para John Schaesser, enero 20, 1998.
  8. FDA Import Alert #77-01. Detention without Physical Examination of Ear Candles. Sept 1, 1998.
  9. Gill LJ. Warning letter to John Fisher, November 18, 1998.
  10. Ear candling. Health Canada Web site, Revised, Dec 15, 2006.
  11. Miner D. Letter to Shirley Vedder. Minnesota Department of Health MDH file number 20065, Aug 8, 2007.
  12. Stipulation and consent order. In the Matter of Shirley J. St. Germain. Before the Minnesota Board of Nursing, Feb 24, 2010.

Sobre el Autor

El Dr. Roazen practica medicina de emergencia en la ciudad de Nueva York.

Por Lisa Roazen, MD. revisado en mayo 12, 2010 , publicado originalmente en Quackwatch;
Why Ear Candling Is Not a Good Idea

Con autorización de Quackwatch

Modificado por última vez en Domingo, 22 Diciembre 2019 22:43

Información adicional

  • Traducción: Daniel Hurtado
  • Edición / Revisión: Carlos Romero

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba